jueves, 27 de enero de 2011

Estamos en el HOYO…S



No se dejen llevar por el titulo, bien podría titularse también “Sabe cuánto hay de distancia de acá a Chipre? Bueno es mas o menos lo lejos que estamos de clasificar a la fase de grupos de la Copa Libertadores de América 2011”
La verdad es que desde que llegué del partido anoche tengo una cantidad de cosas en la cabeza para decir, me gustaría decir por ejemplo, que el equipo ha vuelto a jugar bien después del desastre colombiano, mi optimismo me hace ver que el equipo por fin esta trabajando de manera profesional y que lo esta haciendo convencido del discurso de su cuerpo técnico y de sus dirigentes, esa herida que dejo Quinteros con su alejamiento entre los dirigentes y sus futbolistas por fin ha sanado, claro, debieron pasar unos cuantos campeonatos y otros tantos futbolistas que obnubilados por los miles de dólares y la camiseta celeste solamente ganaron bien y no jugaron a nada, esta demás recordar nuevamente que Escobar era el mentor de ese futbol y de ese grupo de jugadores y entonces es mas fácil entender como se jugaba y los resultados, desde luego tenemos que apuntar también un nombre casi ofensivo al club mas importante del futbol nacional, Clausen, ese “profesional” del futbol que unos años atrás dejaba el país afirmando que el verdadero cáncer del futbol boliviano se llamaba BOLÍVAR, si a ese “profesional” lo pusimos en nuestro equipo.
Luego de esta casi catarsis que me guardo hace muchos meses, vuelvo a el partido de la pasada noche, mala suerte podría ser un buen argumento para entender lo que paso en la cancha, llegue a contar al menos 5 oportunidades de gol claras que no se concretaron en los pies de la nueva contratación del Valladolid de segunda división del futbol español Ferreira, escuche a por lo menos 7 periodistas referirse a que el futbolista estaba con la cabeza en Europa, ni uno solo hizo a manera de autocrítica referencia a que fueron ellos los principales protagonistas de esto si es que es así, todos los medios en las ultimas horas dejaron de hablar del partido por la libertadores y dieron mayor cobertura a esta transferencia, entonces, alguien no debería distraerse con un ataque tan oportuno a la concentración de una persona?
Bolívar tuvo en un arco el 80 por ciento del tiempo a Unión Española, el esquema de juego funciono muy bien y se pudo observar a un equipo que sabe a lo que quiere jugar, las líneas estuvieron muy claramente definidas y se mostró mucho orden, pero recibimos un gol muy temprano, una sola distracción de la ultima línea dejo en silencio a todos, de ahí en mas el equipo chileno no hizo mas que jugar a perder el tiempo, detener el futbol y, en una legitima formula del futbol, retener la pelota lo mas lejos posible de su arco, a pesar de todo esto, el futbol del club BOLIVAR fue siempre el protagonista, se intento por todos los sectores y al final no se logro hacer el gol.
Rudy Cardozo es un “calesitero” juega demasiado con la pelota y no la suelta, en el futbol que se pretende jugar en BOLÍVAR, debes ser generoso con el equipo y esta característica hace de Rudy un jugador pobre.
Flores, Frontini, Álvarez y Arguello son lo mejor del equipo y aquí finalmente se entenderá del titulo de esta nota, los cambios reclamaban a gritos hacerse y cuando uno veía no solamente a un errático, sino además fundido físicamente García (que no se adapta a La Paz fácilmente) la sorpresa llego al ver a Walter Flores saliendo de la cancha, el único jugador que alimentaba fútbol a los delanteros y controlaba el medio sector, fue entonces cuando comprendí que al técnico Hoyos le importa muy poco el futbol en el momento, el defiende sus opciones y García podría haber estado en un pie y el técnico argentino no lo hubiera sacado, lo escuche decir en la conferencia que le dolía mas la partida de Ferreira que la derrota frente a Unión Española y creo que con esa afirmación se puede comprobar lo que digo.
BOLÍVAR es el equipo que mas enserio quiere hacer las cosa, pero en ese intento se esta enredando muy seguido, inserta un discurso de juego y trabajo a la europea que solamente le genera anticuerpos resumidos en una de las preguntas mas “inteligentes” de la prensa deportiva del último tiempo: “Señor Hoyos, hoy BOLÍVAR jugo como el Barcelona?”  a esto, hay que sumarle una relación de los mas peligrosa que se ha entablado con la sensible, mimada y engreída prensa, el copiar sin el mayor reparo el modelo de camiseta del Chelsea es el alimento de las criticas en muchos casos malintencionadas y aunque muchos digan que se trata de simples detalles, son estos los que al final del día provocan un desanimo y una distancia entre los que amamos a nuestro club y queremos apoyarlo y los que administran los destinos de este, aquí esta la distancia a la que me refiero cuando hablo de Chipre; como diría algún humorista mejicano, estoy tratando de “verle al lado amable” a este BOLÍVAR que juega muy bien pero no convierte goles exactamente igual que fuera de la cancha…

LA HILARIASHON


Desde el Ombligo del Mundo... Por: El Papirri


Ella llegó a mi vida como una bendición, días después mi madre se iba al cielo. Yo había cumplido 13 años pero parecía de 8, flaco, tímido, hipersensible, inseguro. Ella era la típica cholita paceña, con el borzalino en equilibrio, la manta tinturada de diario y otra mas exquisita para el domingo, los aretes dorados colgando en llamerada, un topo de plata unía las prendas, polleras gloriosas aladas en calamina, los encajes de sus interiores inmaculados de decoro, un t’usu sólido y moreno para bailar huayños, para girar y girar con los chutas hasta el infinito. Los zapatitos de miniatura parecían bordados a mano, pancito de miga era su pie sin zapato.
Cholita joven, estudiante del CEMA de la Escuelita Ecuador, se llamaba Hilaria, de apellido Chami, de la zona de Sorata,  lunareja, se reía con todos sus ojitos pues la viruela la había calado; cejas como cerritos, una quemadura cruel le manchaba la comisura del labio izquierdo. Cuando se lavaba el cabello en la terraza, sorprendía la cantidad y calidad de hebras que chorreaban como cascadas tostadas iluminando la mañana. Una camisetita blanca sugería el pezón morado adolescente. Yo permanecía absorto al contemplar la artesanía de las trenzas, la velocidad de sus dedos ensortijándose, el tarareo tierno de sus huayños.
Me había quedado huérfano, mis hermanos se habían casado y se fueron a otra parte, mi padre estaba perseguido por las dictaduras de turno. Aparecía un ratito a resoplos, yo le mostraba la libreta, me daba plata para los recreos, a la Hilaria le daba  su sueldo, algo para el mercado, movilidades, para pagar el colegio y se iba presuroso de nuevo. Algunas veces estaba confinado, otras veces refugiado en el Perú. Cinco años me quedé  con la Hilaria.
-Manuelitoshon, tienes que hacer la tareashon. Después tomamos un tesitoshon, y tienes que ordenar tu ropa para mañanashon, ordenaba dulce. A todo le ponía shon.
En las noches solía dormirme en sus enaguas, me arrullaba con su olor a coca profunda, acariciaba mis rulos, me buscaba pulgas. Lavábamos juntos ropa escuchando aquellas pioneras radios aymaras casi clandestinas de la década del setenta. Así, aprendí a mover el cerquillo en la kullawada, a animar en las morenadas, a silbar tarkeadas, a tejer, a saludar y contar  en aymara, a reírnos  jugando al ludoshon. Fue mi consejera de las primeras chicas, a k’alazos me volvía a la casa cuando me quedaba a huayronquear con mis cuates. Hablábamos también con eco—con ecooo, yaaa. Me enseñó a comer pasankallas en el ex parque de los monos, a tirarnos con naranjas, a volar por el resbalin, a revolcarnos en el sol. Cuando salí bachiller ella me llevo del brazo.
Un día desapareció para siempre, se fue bajando la subida con su bolsita y su paso coqueto, con su tic tac en la pollera. Llovía afuera y también dentro de mí. Por suerte, la democracia había vuelto y mi padre ya estaba en casa. Entonces le dedique mi primera canción, Hoy es Domingo: Alza las trenzas/ deja las penas/ pon tu polleras hoy es domingo/ trae la guagua/ junta naranjas/ pon tus enaguas/ hoy es domingo, Hoy es Domingo/ hoy es domingo/subite al cerro, allí veremos, la ciudad su resplandor…Era el domingo de la Hilariashon, libre de mi, de mis angustias precoces, de mis llantos por la injusticia por no tener madre. Gracias a ella comprendí al sopocachi denso, al del personal de servicio que alimentó mi alma. Gracias a ella amo intensamente a La Paz y ahora escribo alguito. Mi ángel de la guardia tuvo polleras de cholita paceña y se llamaba Hilaria Chami, por eso cuando algunos insultan diciendo chola o indio i mierda yo me encolerizo pues insultan a mi madre adoptiva.
La Hilariashon apareció luego en la canción Alasita, “Es solo ver al plomero, con su titulo de ingeñero…es solo ver a la Hilaria, y el camión que soñó su infancia”, dishendo. En esta Alasita 2011 te la dedico con todo amor.Me gustaría volver a verte, besarte en tus mejillas de heladero, abrazarte dando vueltas por la calesita de tus polleras, treparme por tus jardines de mantas. Me gustaría saber de ti, mama Hilariashon, ojala nos encontremos en algún mercado paceño comiendo anticucho con salsa de maní. Ojala me reconozcas y me digas Manuelitoshon, habías crecidoshon, hasta viejitoshon te habías vueltoshon ¡  Harto te extraño.

Evo Morales charló mano a mano con Víctor Hugo Morales


miércoles, 12 de enero de 2011

BOLÍVAR

Es un orgullo para mi presentarles mi humilde aporte a una de mis mas grandes pasiones "Bolívar"
He dirigido y guionizado este video que esta a la altura del club mas grande del estado...
Paso el tiempo de los videos improvisados, apartir de ahora BOLÍVAR tiene un nuevo lenguaje visual para relacionarse con su hinchada...
GRACIAS a la vida por la oportunidad.

video